Descubre Elvie Stride. Rendimiento de grado hospitalario, ahora manos libres Comprar Ahora →
×
Cómo lidiar con una vejiga débil durante la noche

Cómo lidiar con una vejiga débil durante la noche

Vale, vamos a ser sinceros... entre el 5 y el 10 % de la población sufre incontinencia. Sí, has leído bien: entre el 5 y el 10 %. Ahora puede que pienses, ¿por qué nadie habla de esto? Se debe a que sigue siendo un tabú en la atención médica, un tema delicado para muchas personas. Y el hecho de que nadie hable de ello probablemente significa también que las estadísticas son mucho más altas. También tenemos otra teoría en Elvie. Quizá una de las razones por las que la gente no habla de la incontinencia es porque suele ocurrir por la noche, cuando nadie está despierto para hablar de ella. Entonces, ¿qué se puede hacer realmente con la incontinencia o la vejiga débil por la noche? 

Tratar los síntomas

Lo primero que hacen muchas personas es ocultar los síntomas. Sin embargo, estos productos para la incontinencia no son una solución; son solo una forma de controlar la afección mientras se trata la causa. Es poner un parche problema. Se solucionará a corto plazo, pero debes ocuparte de la causa, no del efecto, si deseas obtener beneficios a largo plazo. Algunas de las cosas que la gente prueba son: 

  • Productos absorbentes, como bragas o compresas

  • Orinales de mano

  • Un catéter (un tubo fino que se introduce en la vejiga para drenar la orina)

  • Dispositivos que se colocan en la vagina o la uretra para evitar las pérdidas de orina – por ejemplo, mientras se hace ejercicio  

Crear nuevos hábitos

Algunos cambios simples en el estilo de vida pueden contribuir en gran medida a aliviar los síntomas de la VH. Cuando hables con tu médico, es probable que te recomiende una o varias de las siguientes opciones. 

No tomes café

Vale, puedes tomar un poco (no somos monstruos), pero reducir la ingesta de cafeína, presente en el té, el café y los refrescos de cola, es un buen comienzo, ya que la cafeína puede aumentar la cantidad de orina que produce tu cuerpo. 

Controla tus líquidos

Modificar la cantidad de líquido que bebes cada día puede tener un gran impacto en el control de tu vejiga. Pero no se trata solo de beber demasiado, ya que beber poco también puede empeorar la incontinencia.

Hazte una revisión médica 

Si tienes sobrepeso u obesidad, adelgazar puede ayudarte. Utiliza una calculadora de peso para saber si tienes un peso saludable para tu estatura.

Trabaja el suelo pélvico

En Elvie no queremos sonar como un disco rayado, pero las investigaciones han demostrado que el entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico puede beneficiar a todas las personas con incontinencia urinaria. Así que, ya sabes lo que vamos a decir ahora. Haz tus ejercicios de suelo pélvico. 👏

La musculatura del suelo pélvico rodea la vejiga y la uretra y controla el flujo de orina al orinar. La musculatura del suelo pélvico débil o dañada puede provocar incontinencia urinaria, por lo que a menudo se recomienda ejercitar estos músculos.

Los ejercicios de Kegel (también conocidos como kegels, entrenamiento de Kegel, ejercicios del suelo pélvico o entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico) son ejercicios dirigidos que entrenan y fortalecen la musculatura del suelo pélvico. Lo mejor sería hacer un mínimo de 8 contracciones musculares al menos 3 veces al día durante un mínimo de 3 meses. Si los ejercicios te han ayudado después de ese tiempo, puedes seguir haciéndolos. Pero sabemos que puede ser difícil mantenerse motivada y seguir con los ejercicios, por lo que hemos diseñado Elvie Trainer, una manera divertida, estimulante y motivadora de sacar el máximo partido a tus kegels. 

Terminemos con buenas noticias

Todos estos métodos pueden ayudarte a controlar la vejiga hiperactiva por la noche, permitiéndote dormir mejor, por lo que no hay ninguna razón para que tengas que vivir con una VH. En vez de resignarte, busca tratamiento. No es algo que tenga que interferir en tu vida. 

La información médica contenida en este artículo se ofrece únicamente como recurso informativo y no debe servir o utilizarse con fines de diagnóstico o tratamiento. Consulta a tu médico para que te oriente sobre una condición médica específica.