Descubre Elvie Stride. Rendimiento de grado hospitalario, ahora manos libres Comprar Ahora →
×
Cómo recoger hasta la última gota al segregar leche

Cómo recoger hasta la última gota al segregar leche

La llaman «oro líquido» por una razón: la leche materna está tan llena de vitaminas y otras cosas buenas por las que vale la pena guardar cada gota. Probablemente, a estas alturas ya sepas qué es la secreción, pero resumamos. Es una reacción natural automática que se produce en el cuerpo a medida que el bebé amamanta. Cuando tu hijo se agarra a tu pecho y empieza a mamar, envía un mensaje a tu cerebro para que libere las hormonas prolactina y oxitocina. La secreción es, en última instancia, algo bueno y necesario porque significa que tu bebé está recibiendo la leche que necesita, pero puede suceder en ambos senos, lo que significa que el segundo seno a veces puede gotear mientras amamantas.

Cómo ocurre

Vale, ahora viene la parte intelectual. Ten paciencia, porque vamos a sacar a la científica que llevamos dentro. Porque saber lo que está pasando con tu cuerpo es importante. Entonces, ¿cómo ocurre realmente la secreción?

La estimulación física es la causa más común de la secreción: al chupar en el seno, tu bebé activa pequeños nervios en el pezón

La secreción también se puede activar tocando el seno y el pezón con los dedos o usando un sacaleches

También puede ser algo tan simple como oír llorar al bebé
O simplemente pensar en que tu bebé puede activarlo. Es literalmente así de sencillo

Espera, espera, espera, ¿entonces la secreción puede ocurrir sin ningún tipo de estimulación física? La respuesta es sí, lo que podría explicar por qué puede ocurrir en ambos pechos cuando tu pequeño solo se alimenta de uno.

Mejorar tu secreción

Si tienes problemas con la secreción, hay algunas formas naturales de aumentarla. Y todas son soluciones geniales que te harán sentir bien.

Relájate. Decirle a una madre primeriza que se relaje es un poco molesto (intenta relajarte con un recién nacido pegado al pecho), pero te ayudará con la secreción. Prueba con una bebida caliente o escucha música relajante. Una ducha caliente también puede ayudar, o si no hay tiempo para eso, colocar una toalla facial caliente en el pecho durante unos minutos antes de comenzar puede ayudar.

Masajea suavemente tus pechos. Acaricia el pecho hacia el pezón con la palma de la mano o el borde de un dedo. Mueve el pezón suavemente entre los dedos.

Piensa en tu bebé. Si está contigo, mantenlo cerca; pensar y mirar a tu bebé puede hacer milagros. Una prueba más de que el cuerpo femenino es completamente increíble.

Aprovechar al máximo la secreción

Como ya hemos mencionado, la secreción a menudo ocurre en ambos pechos, lo que significa que un pecho puede perder leche mientras amamantas con el otro. Pero no dejes que se desperdicie.

En realidad, la leche materna es bastante resistente y se puede almacenar bien, por lo que también puedes almacenar cualquier leche producida durante la secreción. Eso significa que en los momentos en los que no tienes suficiente tiempo para dar el pecho, puedes utilizar en su lugar un poco de leche almacenada que hayas cogido del otro pecho.

Hemos creado Elvie Catch para ayudar a las mamás a no tener pérdidas y a guardar su leche. Tiene una capacidad de hasta 30ml (oz) de leche en cada copa para que nunca más desperdicies leche al amamantar.

Almacenar su leche materna

La leche materna se puede almacenar en la nevera hasta 4•días, o en el congelador hasta 6 meses en un recipiente esterilizado o bolsas especiales para guardar leche materna.

Por lo general, se recomienda guardar la leche materna en la nevera un máximo de 8días a 4°C o menos (puedes comprar termómetros para neveras en línea); si no estás seguro de la temperatura de tu nevera, o si es superior a 4°C, utilízala en un plazo de 3 días.

Durante 2 semanas en el compartimiento de hielo de una nevera

Hasta 6meses en un congelador, si está a -18°C o menos

No desperdicies ni una sola gota

En Elvie, nuestra prioridad son las cosas que hacen que la vida sea más fácil para las mamás, y poder recoger tu secreción y guardar el excedente de leche puede ser un salvavidas durante los primeros momentos difíciles o las largas noches.