Descubre Elvie Stride. Rendimiento de grado hospitalario, ahora manos libres Comprar Ahora →
×
Coronavirus y embarazo: contestamos a tus preguntas

Coronavirus y embarazo: contestamos a tus preguntas

Los riesgos de una infección de coronavirus durante el embarazo

¿Cuáles son los riesgos para la madre?

Las mujeres embarazadas no parecen tener más probabilidades de contraer el coronavirus o de desarrollar complicaciones como resultado de ello que la población general.

Sin embargo, las mujeres embarazadas sufren cambios en sus cuerpos que pueden aumentar el riesgo de algunas infecciones. Otros virus de la misma familia que la COVID-19, y otras infecciones respiratorias virales, como la gripe, hacen que las mujeres embarazadas tengan un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave. Siempre es importante que las mujeres embarazadas se protejan de las enfermedades. Como se trata de un nuevo virus, todavía no está claro cómo te puede afectar.

Se espera que la gran mayoría de las mujeres embarazadas solo sufran síntomas leves o moderados parecidos a los de un resfriado o una gripe. La principal complicación es la neumonía y la dificultad respiratoria, aunque esto es extremadamente raro.

¿Afectará al bebé que la madre esté contagiada de COVID-19?

Actualmente no hay pruebas que sugieran un mayor riesgo de aborto o de anomalías en el bebé. Ha habido casos de nacimientos prematuros en China, aunque todavía no está claro por qué.

¿Puedo contagiar el coronavirus al bebé?

Las nuevas pruebas sugieren que la transmisión vertical es probable, es decir, el virus puede pasar de la madre al bebé mientras sigue en el útero. La proporción de embarazos afectados y la repercusión para el bebé no está clara.

Cuando mi bebé nazca, ¿corre el riesgo de contagiarse de coronavirus?

Aunque los bebés y los niños pueden contraer el coronavirus, la enfermedad tiende a ser mucho más leve que en los adultos. Aún se desconoce si los recién nacidos corren un mayor riesgo que los demás niños.

¿Qué ocurre si tengo la COVID-19 durante el parto?

Si te pones de parto y tienes síntomas leves, sospechosos o confirmados, de coronavirus, lo habitual es que te recomienden que te quedes en casa (confinada) durante la primera fase del parto.

Cuando tu equipo de maternidad y tú decidáis que necesitáis acudir a la unidad de maternidad, se tomarán precauciones adicionales:

• Te recomendarán que acudas al hospital en transporte privado siempre que sea posible.

• Te atenderán en la entrada de la unidad de maternidad y te proporcionarán medidas de protección adicionales, como por ejemplo una mascarilla.

• Durante el parto te tendrán que controlar de forma adicional y te harán una cardiotocografía, por lo que deberías estar en una sala de partos en lugar de en un centro de natalidad. Esto se debe a que ha habido algunos casos de bebés en peligro durante el parto en los casos en los que la madre tenía coronavirus.

• Actualmente no se dispone de pruebas que sugieran que la cesárea o el parto vaginal sean mejores. Por lo tanto, las decisiones se deben tomar en función de tus preferencias. Tampoco hay ningún motivo por el que no se te pueda aplicar la epidural para aliviar el dolor.

• Si sospechas o te han confirmado que tienes coronavirus en el momento del nacimiento del bebé, le harán un test de coronavirus al bebé.

Una nueva directriz de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en los EE. UU.) ha aconsejado que «las instalaciones consideren la posibilidad de separar temporalmente (por ejemplo, en habitaciones separadas) al recién nacido de la madre que haya dado positivo por COVID-19, con el fin reducir el riesgo de transmisión del virus que causa la COVID-19».

Según las nuevas pautas de los hospitales, los bebés nacidos de madres con coronavirus deben considerarse personas de riesgo y se tienen que aislar de acuerdo con las directrices de prevención de infecciones.

Es importante señalar que estas recomendaciones difieren de la postura del RCPCH en el Reino Unido, donde no se aconseja separar a la madre del bebé.

¿Podré dar el pecho al bebé si tengo coronavirus?

Por el momento, no hay pruebas de que el virus pueda transmitirse a la leche materna, por lo que se considera que los beneficios reconocidos de la lactancia materna superan cualquier potencial riesgo de transmisión del coronavirus a través de la leche.

El principal riesgo de la lactancia materna es el contacto estrecho entre tu bebé y tú, ya que podéis compartir gotas respiratorias infecciosas, lo que puede hacer que el bebé se contagie tras el nacimiento.

Si decides amamantar a tu bebé, se recomienda tomar las siguientes precauciones:

• Lávate las manos antes de tocar al bebé, el sacaleches o los biberones.

• Ponte mascarilla para dar el pecho si tienes una.

• Sigue las recomendaciones para la limpieza del sacaleches después de cada uso.

• Considera la posibilidad de pedirle a alguien que esté sano que alimente al bebé con leche que hayas extraído.

Si decides alimentar al bebé con leche de fórmula o leche extraída, se recomienda que sigas de manera estricta las pautas de esterilización. Si quieres extraer leche en el hospital, deberías usar un sacaleches individual.

 

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

Los síntomas principales son la tos, la fiebre superior a 37,8 °C y dificultad al respirar.

Otros síntomas incluyen la fatiga, la falta de apetito, los dolores musculares y la pérdida del sentido del olfato y del gusto.

No es necesario acudir a un especialista o hacerte pruebas si consigues controlar los síntomas en casa. Si sufres síntomas graves, ve al hospital, pero llama antes de acudir.

Si te harán o no el test si no te tienen que hospitalizar dependerá del hospital y del país en el que te encuentras.

¿Qué ocurre si tengo síntomas de coronavirus?

Es probable que tus citas rutinarias prenatales se retrasen hasta que acabe el confinamiento. Si tu comadrona o el doctor consideran que la cita no puede esperar, se tomarán las medidas necesarias para atenderte. Puede que te atiendan en otro momento o en otra clínica, para proteger a otros pacientes. Si necesitas confinarte, sigue los consejos habituales del Gobierno.

Si vives sola, las citas se retrasarán al menos 7 días. Si vives con otras personas, el confinamiento se aplica a todo el hogar, por lo que las citas se retrasarán 14 días.

Si necesitas acudir a la unidad de maternidad o al hospital, debes encargarte de llegar por tu cuenta, y si es posible, llamar con antelación para que se preparen para tu llegada.


¿Cómo puedo reducir el riesgo de contraer la infección?

Las mujeres embarazadas deberían hacer lo mismo que el resto de personas en general para evitar infectarse. En el Reino Unido y en la mayor parte del mundo, se tiene que respetar el distanciamiento social y evitar salir de casa siempre que sea posible.

La principal forma de detener la propagación de la COVID-19 es cubrirte cada vez que tosas (usar el codo es una buena técnica) y lavarte las manos a menudo con agua y jabón o con un desinfectante de manos a base de alcohol durante al menos 20 segundos.


Cómo puede afectar esta pandemia a la atención que recibas durante el embarazo y el parto

Cabe apuntar que durante este tiempo, es posible que se interrumpan en cierta medida los servicios de maternidad para todas las pacientes. La atención del embarazo está considerada un servicio esencial (como las urgencias), lo que significa que operaciones como las cesáreas planificadas no se pueden cancelar por completo.

Sin embargo, el aumento del volumen de pacientes y el riesgo de transmisión del virus que afecta a los profesionales de la salud y a los pacientes significa que el sistema no funcionará con normalidad.

Es posible que aumenten los tiempos de respuesta al llamar o al solicitar los servicios. Es posible que tengas que reducir el número de citas prenatales, o combinarlas para reducir el número de veces que tienes que ir al hospital.

Te lo comunicarán y se llevará a cabo de la forma más segura posible, teniendo en cuenta las pruebas disponibles sobre el número seguro de visitas necesarias. No reduzcas el número de visitas sin consultarlo antes con el equipo de maternidad.

Te pedirán que mantengas el número de acompañantes al mínimo. Por lo que, te pedirán, entre otras cosas, que no acudas con niños a las citas de maternidad.

¿Puede asistir al parto mi pareja de apoyo?

En todos los servicios médicos se están reduciendo o impidiendo las visitas para reducir el riesgo para los pacientes no infectados y también para el personal. Sin embargo, todas las organizaciones reconocen el importante papel que desempeñan las parejas de apoyo en el ánimo de las madres y, por lo tanto, el parto suele ser un ámbito con normas especiales.

En el Reino Unido, el RCOG ha recomendado permitir que una sola pareja de apoyo, asintomática, pueda permanecer con la mujer durante el parto activo, pero es posible que tenga que salir una vez que nazca el bebé. Otros países no han dado ninguna recomendación específica sobre el número de parejas de apoyo, por lo que los hospitales tienen que determinar sus propias reglas.

Se pueden dar situaciones en las que el hospital no permita que las parejas puedan asistir al parto o al nacimiento. Se trata de una situación muy complicada, pero solo se da en circunstancias extremas si el hospital cree que el personal u otros pacientes corren un riesgo elevado. Aunque tu pareja sea asintomática, podría ser portadora del virus y transmitirlo sin saberlo.

Merece la pena planear de antemano lo que puedes hacer para tener una experiencia positiva durante esta pandemia, incluso si no puedes tener a tu alrededor a las personas que habías planeado.