Descubre Elvie Stride. Rendimiento de grado hospitalario, ahora manos libres Comprar Ahora →
×
¿Cuándo puedes esperar que tu bebé dé sus primeros pasos?

¿Cuándo puedes esperar que tu bebé dé sus primeros pasos?

Antes de leer este artículo, recordemos algo. Cada bebé es único. Tu bebé es completamente diferente a los demás de la guardería, de tu familia y de tu clase de preparación al parto, así que evita hacer comparaciones. Es posible que tu bebé aún no camine, mientras que otro que ha nacido solo unas horas antes puede estar dando vueltas por la guardería. Es normal. 


Bien, ahora que ya hemos dejado eso claro, echemos un vistazo a qué podemos esperar más o menos de nuestros bebés durante sus primeras etapas. Esta es la cronología de los primeros pasos de tu bebé, qué puedes esperar y cuándo.


Las etapas de aprendizaje


Al igual que con cualquier otra habilidad en la vida, hay que aprender mucho antes de dominarla. Así, antes de que tu pequeño se levante y camine, probablemente habrá pasado primero por estas etapas. 


Alrededor de los 4-6 meses: rodar

Aprender a caminar comienza con darse la vuelta. Esto es señal de que tu bebé está desarrollando fuerza muscular y que está pensando en moverse de forma intencionada. 

Entre los 6-10 meses: gatear

Probablemente estarás esperando este momento y luego, una vez que ocurra, desearás no haberlo alentado nunca. Gatear significa caos. Cuando pensamos en gatear, solemos pensar en gatear con las manos y las rodillas, pero también es habitual arrastrar el trasero. Si quieres fomentar el gateo (hazlo por tu cuenta y riesgo), haz que tu bebé pase mucho tiempo boca abajo para que se fortalezca.   


Entre los 10-18 meses: caminar

 Hay que tener en cuenta que algunos bebés no gatean nunca y empiezan a andar directamente. Así que si esto sucede, no te preocupes. Pero la cronología más habitual será gatear durante unos 6 meses y luego, entre el año y los 18 meses, tu pequeño empezará a tambalearse.


¿Qué debo esperar cuando mi bebé empiece a mostrar signos de caminar?


Imagina que estás aprendiendo una nueva habilidad. Ahora imagina no poder pedir ayuda. Esto es lo que ocurre con los bebés mientras aprenden a caminar, por lo que puede ser un proceso un poco lento. Por lo general, poco a poco irán cogiendo fuerza haciendo lo siguiente... 


Levantarse

Quita esa taza de café de la mesita del salón, porque tu bebé empezará a subirse a cualquier cosa que tenga a mano. Sillas, estanterías, los lados de la cuna, radiadores. Tirarán lo que sea. Están desarrollando los músculos de las piernas y fortaleciéndose.


Equilibrio del bebé

 Poco a poco empezará a soltarse de los muebles y a practicar el equilibrio. En esta fase del desarrollo, podemos esperar que se caigan muchas veces de culo.


Échale una mano

Échale una mano a tu pequeño sosteniéndolo suavemente mientras se pone de pie. Puede ser simplemente una mano en la espalda para que practique el equilibrio.

Ir solo

 Puede llevar días o meses, pero con el tiempo, tu pequeño se sentirá más seguro y empezará a caminar solo.


¿Cómo puedo ayudar a mi bebé a aprender a caminar?


 No necesitamos un campo de entrenamiento para bebés; aprenderá a caminar cuando esté listo y, como hemos dicho antes, cada niño es diferente. Pero si quieres darle un poco de ventaja, hay algunas cosas que puedes probar. Intenta que camine descalzo el mayor tiempo posible, ya que el calzado para bebé puede ralentizar su progreso. Además, agárralo de las manos cuando empiece a parecer que quiere caminar, a modo de estímulo. Es posible que tengas la tentación de comprarle un andador, pero esto en realidad puede impedir que desarrolle los músculos de las piernas, así que deja que lo haga a la antigua usanza. Lo cual significa, básicamente, cayéndose. Mucho.



¿Debo preocuparme porque mi bebé no ha empezado a andar?


Si tu bebé no camina de forma independiente a los 18 meses, habla con tu médico. Aunque puedes estar segura de que los bebés se desarrollan a su propio ritmo y caminará cuando esté preparado. 


Pasos de bebé


 Ver a tu pequeño aprender a caminar es muy emocionante, así que disfrútalo. Es como ver a un cervatillo. Permítele ir a su propio ritmo e intenta no preocuparte por lo que hacen los demás bebés.