Descubre Elvie Stride. Rendimiento de grado hospitalario, ahora manos libres Comprar Ahora →
×
La incontinencia por rebosamiento y cómo tratarla

La incontinencia por rebosamiento y cómo tratarla

Incontinencia por rebosamiento, goteo, rebosamiento de la vejiga, orinarse encima. La llames como la llames, la incontinencia por rebosamiento es un rollo. Se trata básicamente de la liberación involuntaria de orina, y suele ocurrir cuando ya se ha orinado pero no se ha podido vaciar la vejiga por completo. Así que luego gotea un poco. Para nada ideal.  


¿Por qué la padezco?


  • Podría estar sucediendo algo grave dentro de tu cuerpo que bloquea la uretra: podría ser cualquier cosa, desde tumores y cálculos urinarios hasta tejido cicatricial o hinchazón debido a una infección.

  • Los músculos de la vejiga pueden haberse debilitado. Esto puede ocurrir con la edad o después de haber dado a luz.

  • Puede haber daños en los nervios de la vejiga, sobre todo si sufres de enfermedades como la diabetes, el alcoholismo, el párkinson, la esclerosis múltiple o la espina bífida.


¿Cuál es la diferencia entre los distintos tipos de incontinencia?


Hay muchos tipos diferentes de incontinencia urinaria, y cuanto más rápido descubras cuál es la que padeces, más rápido será el proceso de tratamiento. Aquí tienes un breve resumen. 

  • La incontinencia de esfuerzo es la más común; consiste básicamente en orinarse al reír, toser o someter la vejiga a cualquier tipo de esfuerzo.

  • La incontinencia de urgencia se diferencia por la necesidad repentina e intensa de orinar.

  • La incontinencia funcional se clasifica como un impedimento mental o físico que te impide llegar al baño a tiempo. 

  • La incontinencia mixta hace honor a su nombre, ya que mezcla varios tipos de incontinencia, normalmente de esfuerzo y de urgencia.

¿Puedo tratarla?


Dependiendo de la causa y la gravedad de tu incontinencia por rebosamiento, existen algunos tratamientos disponibles que pueden ayudarte. Estos difieren ligeramente para hombres y mujeres debido a las complejas necesidades del cuerpo. A continuación se describen algunas de las cosas que se pueden hacer para aliviar la incontinencia. 


Mujeres:

  • Usar productos para la incontinencia, como compresas, aunque no es un tratamiento, puede devolverte la vida. Después de todo, te sentirás más segura al salir a la calle si sientes que estás protegida contra los escapes. 

  • Algunas personas utilizan un catéter, un tubo fino y flexible que se introduce en la vejiga a través de la uretra y que permite la salida de la orina. 

  • Si hay algo que esté bloqueando el tracto urinario, podría ser necesaria una cirugía para eliminar la obstrucción. Por eso es de suma importancia que hables con un médico si sufres alguno de estos síntomas. 


Hombres:

  • Al igual que las mujeres, los hombres pueden llevar un catéter.

  • La incontinencia por rebosamiento en los hombres a veces está causada por un agrandamiento de la próstata, por lo que podría ser necesaria una cirugía para eliminar la obstrucción.

  • A diferencia de las mujeres, la incontinencia urinaria en los hombres puede tratarse con medicamentos. Se pueden tomar pastillas que reducen el tamaño de la próstata para aliviar la presión sobre la uretra y ayudar a que la orina fluya mejor.

Habla


No sufras en silencio. Según la OPS, la incontinencia afecta a más de 200 millones de personas en todo el mundo y a más del 10 % de las mujeres. Puede resultar algo incómodo hablar con los amigos y la familia sobre ello, pero en realidad, solo es pis. No hay nada vergonzoso en ello. Es algo completamente normal y es hora de acabar con el estigma. Una sola conversación a la vez. 

¿Cómo puede ayudar Elvie?


Si sufres de incontinencia urinaria, es muy probable que hayas encontrado los ejercicios de Kegel en tus búsquedas en Google. Son ejercicios que puedes hacer para fortalecer el suelo pélvico y, a su vez, fortalecer los músculos de la vejiga. Y fíate de nosotros cuando decimos que pueden hacer maravillas. Si necesitas orientación, nuestro Elvie Trainer puede ayudarte a recuperar la fuerza de tu suelo pélvico. Se trata de un ejercitador de Kegel inteligente que utiliza la biorretroalimentación para guiarte en cada uno de los ejercicios y garantizar que tu técnica sea la adecuada. Así no dudarás de tus habilidades. Solo necesitarás cinco minutos, tres veces a la semana. Nuestra aplicación te ayudará a seguir tu progreso a medida que pasas del nivel principiante al avanzado.